Skip to content

>Testimonio acerca del Método Ferber de unos padres arrepentidos.

julio 9, 2010

>

En el blog alternativo, encontré este testimonio de unos padres que aplicaron el Método Ferber, que me puso los pelos de punta. 
Que si el método funciona?? como nos cuentan estos padres, desgraciadamente si…y muchos niños lo sufren cada noche.

No me alargo más, os dejo el testimonio. En otra entrada os contaré mi experiencia personal al respecto y como llegamos a dormir como dormimos hoy.

 

 Culpables, lo hicimos. Nos quedamos en la cama  una noche y dejamos a nuestro hijo de 8 meses llorando en la oscuridad. No teníamos planes de implementar el método Ferber. De hecho mi esposo y yo, ambos creíamos fuertemente que era cruel dejar a un niño en la oscuridad. Nos declaramos temporalmente como en estado de demencia o como auto defensa.
Todos han escuchado sobre el método Ferber. Con el que tu enseñas a tu hijo a dormir solo incrementando espacios de tiempo para consolarle cuando él llora. No le tocas o no le coges en brazos. Pero le haces saber que estas ahí. Es un programa de modificación de comportamiento que enseña a tu hijo a consolarse él solo. Nunca soñé que podría pasar por esto como experiencia propia.
Nosotros ciertamente no tuvimos la paciencia suficiente para mecer a nuestro segundo hijo cada noche como lo hicimos locamente con nuestra hija de ahora ya 7 años. La hora de irse a la cama fue una ardua tarea con ella- fue más complicado y delicado que robar secretos de estado-.
Después de cantar canción tras canción, debíamos llevarla suavemente hacia su cuna, meciéndola mientras verificábamos sus parpados palpitar. Debíamos bajarla cm a cm hasta que su cuerpo tocara el colchón. Muy lentamente debíamos retirar primero una mano luego la otra, dejando solo los dedos para mantener contacto. Luego cuidadosamente podíamos levantar el dedo deslizándolo mientras nos ibamos sigilosamente de la habitación. Con cualquier paso, los ojos podrían abrirse y exponer nuestro engaño y todo el proceso tendría que comenzar de nuevo.
Años más tarde, aun bostezamos pensando en el procedimiento. ¡Nos pusimos de acuerdo que nuestro segundo niño simplemente tendría que aprender a dormir!.
Convertirse en una familia Ferber es cuestión de oportunidad. Nuestro pequeño niño requirió mecerle, cantarle y llevarle en brazos desde el principio. Gradualmente llegó a ser un tirano, despertándonos hasta 10 veces por noche. Durante las vacaciones con la familia de mi esposo fue el colmo, debimos hacer turnos para mecerle y cantarle en nuestro diminuto cuarto, sabiendo que toda la familia se despertaba con cada grito, frecuente y escandaloso.
Volvimos del viaje y pensamos que ciertas cosas deberían mejorar una vez que todos estuviéramos durmiendo en nuestras camas. La primera noche en casa, a la 1 am después de la tercera vez que llamó despertándonos, en nuestro delirio de estar privados de sueño le dimos una oportunidad al doctor Ferber.
Fueran cerca de una hora de gritos y cuidadosas salidas y regresos programados y así sucesivamente hacia la cuna, pero todos finalmente dormimos esa noche. Después de dos noches de cada vez menos despertares frecuentes fuimos una familia Ferber.
Suena bastante simple, ¿no es cierto?.
Pero cuando te despiertas a las 3 am y sientes tu corazón roto por los múltiples gemidos ahogándose que son como cuchilladas y que tú sabes que deberían ser escuchadas, parece simplemente inhumano. Cuando caminas hacia la habitación y una cara roja de tanto gritar y cubierta de lágrimas y mocos, te confronta acusándote, tú simplemente quieres tener a tu hijo en tus brazos y calmar la situación con abrazos y susurros tranquilizantes.
Aunque el método Ferber funciona, tú no puedes evitar creer que si fueras mejor padre tendrías ganas de estar cantando y meciéndole toda la noche, o hacer un espacio en tu dormitorio, en tu cama para un pequeño cuerpecito extra.
Es como si nos diésemos una paliza a nosotros mismos, aun cuando descubrimos que el método funcionaba. Nada acerca de esto parece correcto – excepto por el hecho de que funcionó. Pronto pudimos poner a nuestro hijo en su cama y él pudo sobrellevar esto solo. Pero yo eché de menos estas ocasiones para mecerlo. Eché de menos su suave cabeza en mis brazos y la tranquila respiración contra mi piel.
Ahora “nuestra pequeña historia de éxito Ferber” va al fondo de las escaleras cada noche y pide para ir a cama. Si tratas de mecerlo o abrazarlo a la hora de acostarse se aleja retorciéndose, aun en medio de la noche, con un terrible frío. Él rehuye a ser mecido o cantado.
Le enseñamos a consolarse él solo, sin saber que estuvimos dejando escapar nuestra propia capacidad de hacer eso por él.
Anuncios

From → Uncategorized

10 comentarios
  1. >Terrible, me han dado ganas de llorar! Pobre bebito… y pobres padres! A priori uno pensaría cualquier cosa pero comprendo perfectamente que en estado continuo de privación de sueño se pueda llegar a aplicar este método.

  2. >Tengo que decir que yo he luchado ferozmente con mi marido xq no se implantara ese método en mi casa. NO estoy de acuerdo con él para nada, aun siendo yo la que ha sufrido más las consecuencias de la falta de sueño.Pero he dsifrutado de practicar el colecho junto a mi hijo. Ha sido y es una experiencia maravillosa.

  3. >LA TETA REINA, a ver si me animo (y me acuerdo) y explico yo en mi blog mi experiencia con mi bebito. Porque cuando a muchas os oigo hablar del colecho yo me pregunto, ¿qué nos fallaba a nosotros?. Tu no sabes qué noches al principio de llorar y llorar y llorar… y nunca nunca nunca conseguimos que durmiera con nosotros, si lo hacía era un sueño muy superficial y enseguida volvía a despertarse… y en brazos no se habrá dormido más de 3 veces en sus 9 meses de vida. No tengo ni idea de por qué empezó a dormir mejor, sospecho que es porque empezó a alimentarse mejor y que muchas veces lloraba de hambre e impotencia, no lo sé. Lo que tengo claro es que él no ha querido nunca dormir en compañía (me cachis en la marrrrrr!!).Mi marido a veces, para hacerme de rabiar me dice: Estivill, Estivill. Ya ves tu, si mi niño duerme súper bien… pero cuando algunos días tarda, vas, le coges, vuelve a llorar, sales, vuelves a entrar… yo es que entiendo perfectamente que uno se vuelva loco, no hay nada peor que que no te dejen dormir, doy gracias al cielo de que ahora durmamos todos taaaaan bien!!!.

  4. >mama c/c, yo es que cuando le dejaba en la cuna era como si le clavaran cuchillos, menudos berridos. Y yo todo el día pensando, será frio, será calor, será hambre, será será, será…, a los 2 meses empezó a dormir mejor.El problema es que cuando empecé a trabajar, lo pasba fatal. Se despertaba muchisimas veces y yo le daba la tetay lo volvia dejar en la cuna, entonces me desvelaba, cuando me empezaba a dormir otra vez igual. Después de 5 dias casi sin dormir, dije o la teta o la cuna. Y te puedes imnaginar que elgí, verdad?. Así que a la cama y barra libre. Muchas veces ni me despertaba. Con 4 meses boliche era un experto en cogerla teta el solo…

  5. >Estoy totalmente en contra de este tipo de métodos. De hecho, compramos el libro del doctor Estivill por lo mal que lo pasamos con nuestro primer hijo, que nos tenía toda la noche en vela. Pero nos pareció una barbaridad y sólo lo aplicamos, afortunadamente, durante una hora.Gracias por tu comentario en mi blog y , por supuesto, me hago seguidora del tuyo. Saludos

  6. >Por desgracia no es el primer testimonio desgarrador que leo de padres que han aplicado este método. Por desgracia ahora pesa sobre su conciencia, y sí su hijo duerme mejor, pero han creado una distancia, un frío. Una criatura ha de depender NECESARIAMENTE de sus padres, hay niños que duermen mejor y otros peor, cada uno es un mundo. Pero cuando tu hijo te llama y requiere de ti JAMÁS se le debe negar.Precisamente tengo preparada una entrada en mi blog al hilo de las palabrejas de mi hijo para que veáis que el colecho no marca a un niño, que los despertares acaban solos y sin consecuencias. En unos minutos os invito a que paséis por mi blog.

  7. >la verdad he tenido muchisisima suerte con mis hijos, desde sus dias de nacido han dormido los tres primeros messos hasta las 11 y despues pasaban derecho dandoles el ultimo bibe a las 11 de la noche, hoy en dia siguen igual, la verdad no se que son noches en vela, hacemos colecho actualmente con el mayor, pero a ratos los findes…pero porque me place tenerlo a mi lado,,pero el se desespera y en l madrugada se va a su cama…la verdad me hiciste poner triste con el relato..debe ser horrible y traumatico oir llorar un bebe estando afuera a unos pasos oyendolo ..madre mia…

  8. >Que terrible! Como va a pesar en esos padres la marca que dejaron en su hijo.Yo no soy partidaria de esta teoria. Lo que hacemos nosotros es, cuando se larga a llorar en el medio de la noche, esperar unos 5 o 10 minutos. Muchas veces para y sigue durmiendo. Pero si no se calma enseguida voy cual zombie a mecerlo y consolarlo. De hecho si voy rapido con un poco de suerte en seguida se duerme. Yo note que cuanto mas llora mas se despabila, y mas le cuesta dormirse luego.Saluditos 🙂

  9. >Este tema me pone siempre los pelos de punta!!Enhorabuena Ana por tu blog,me a encantado tu manera de criar y de ver las cosas ,es todo interesantisimo,aunque voy a necesitar de muucho tiempo para poder leerlo todo!Un abrazo!

  10. >Hola Ana!! gracias por tu visita!!! espero verte de nuevo por aqui!Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: