Saltar al contenido.

>Hoy os hablaré de otro David.

febrero 28, 2011

>

Hoy os quiero hablar de otro David, al que conocí hace muchos años y que hizo surgir en mi el espíritu maternal que me ha conducido a donde ahora me encuentro:
Con menos de veinte años (no recuerdo exactamente si tenía 18 o 19), para sacar algun dinerillo para mis cosas acepté una propuesta que me hizo una vecina de mis padres de cuidar a sus hijos por las tardes.
Yo, a excepción de mis primos, había tenido muy poco trato con niños y, aunque me gustaba verlos y me parecían muy monos, mi interés hacia los niños en general era nulo. De hecho, estaba convencida de que jamás sería madre. Pero el dinerillo me venía bien y, como vivía con mis padres, el trabajo me iba a resultar bastante cómodo, así que acepté.
Los niños en cuestión se llamaban David e Ivan. David tenía escasos dos añitos y su hermano Ivan, 9. Recuerdo la primera tarde que me quedé a cargo de ellos como uno de los peores momentos de mi vida….
Ivan, salió del colegio tirando petardos a diestro y siniestro y metiendolos donde mas daño podía hacer (papeleras, alcantarillas…) y David, a escasos pasos de la puerta del cole, se tiró al suelo en mitad de la calle, dijo literalmente “aquí me quedo” y me lo tuve que llevar en volandas y pataleando a casa, procurando que Ivan no incendiara nada mientras tanto…
Y esto fué solo el principio…David, acostumbrado como estaba a que le recogiera su yaya de la guarde, al principio no aceptó nada bien mi presencia y su hermano Ivan me hacía mas bien poco caso, con lo que las tardes eran largas y difíciles. No os imaginais cuanto me arrepentí de haber aceptado el trabajo!
Además, David era un niño con un temperamento muy especial…era muy serio y reservado y a mi ese carácter me resultaba rarísimo para lo pequeñito que era. Por otro lado, no llevaba nada bien lo de la guarde y siempre salía de allí triste y enfadado, lo que no facilitaba mucho que me recibiera bien.
Pero pasó el tiempo y, casi sin darme cuenta, me encontré con que ya no habían malas caras y que ya no me suponía un trauma quedarme con ellos. Los tres nos adaptamos poquito a poco y todo empezó a marchar bastante bien. Empezó a marchar tan bien, que llegaba hasta a echar de menos a David cuando no estaba con el…
Nuestra relación fue cambiando hasta que llegó a un punto que, entre juegos, en muchas ocasiones se confundía y me llamaba mamá. Y fue entonces cuando surgió algo que no esperaba en absoluto…me encantaba oirselo decir!!! Sin saber como había pasado, el pequeño David había conseguido enamorarme y yo había conseguido enamorarle a el. Y empecé a pensar en que si podía sentirme tan bien con un niño al que cuidaba, tener un hijo debía de ser algo maravilloso.
Y ese fue uno de los cambios mas grandes que he hecho en mi vida. De pronto, la idea de querer ser mamá cobró forma y no desapareció hasta que al fin, mucho tiempo después, la vida me ofreció la posibilidad de hacerlo realidad.
Mi hijo se llama David porque es un nombre que me gusta, pero creo que en el fondo, lo que hizo que me gustara ese nombre fue la personita que lo llevaba y lo importante que fue para mi y para mi manera de entender la vida.
Es curioso como una personita tan pequeña puede poner patas arriba todos tus planteamientos y obligarte a rascar bajo la superficie para descubrir, en su compañia, la persona que realmente eres y lo que quieres en la vida.
Es algo por lo que le estaré eternamente agradecida..
Anuncios

From → Mis cosillas, Varios

17 comentarios
  1. >Qué historia tan bonita!! Y ese otro David debe estar enorme ya!!!

  2. >¡¡Qué geniales son los niños!! ;-)… es una historia súper bonita.Vivimos en un mundo, en general, muy poco tolerante y adaptado para/con los niños… solo se les ve la cara negativa, molestan, nos "quitan" el tiempo, no saben comportarse… pero en cuando les dejas entrar un poco, te roban el corazón ;-DOjalá se les dieran más oportunidades.¡Gracias Ana por compartirlo!BesotesLara

  3. >Que historia tan bonita!!!

  4. >Que bonita tu historia, y la verdad es increíble como "te calan" los niños y te llegan dentro, muy a dentro.

  5. >Yo tengo una experiencia similar aunqe más cercana… mi madre tuvo a mi hermano cuando yo tenía 15 años, así que yo acaparé literalmente a mi hermano, y me he encargado de él para todo hasta el día que me fui de casa. Y siempre lo he pensado, si yo sentía tanto tantísimo por mi hermano, cómo sería tener un hijo! de verdad que creía que no podría querer a un hijo más de lo que quiero a mi hermano (que ya tiene 17 años), sin embargo el amor por los hijos rompe todas las barreras.

  6. >Felicidades al David que te inspiro, y al que te realizó como mamita!Un Besito Marino

  7. >Muy bonita la historia!!!! lo que son capaces los niños!!!!!

  8. >Es una historia preciosa, y David es de esas personas que llevarás en tu corazón toda la vida… yo precisamente acabo de publicar sobre mi yayo, que ya no esta conmigo pero nunca le olvidare.La verdad es que solo los niños son capaces de llegarnos asi al corazón, cuando menos te lo esperas, pero es verdad que el amor por un hijo es incomparable.Un beso.

  9. >Albertina, esta tremendo!!!!Lara, es cierto…tenemos una imagen de los niños que se corresponde muy poco con la realidad. Cuando consigues quitarte de encima todas las ideas preconcebidas que tenemos de ellos, descubres que son lo mas maravilloso del mundo.Drew, me alegro de que te haya gustado!Cartafol, la verdad es que es impresionante!!Nereida, debió ser toda una experiencia para ti…pero como tu dices, por mucho que quieras a cualquier niño, incluso aunque sea de tu propia familia, nada es comparable al amor que se siente por un hijo.Gracias Tita!!Eva, si les dejamos, los niños son capaces de enseñarnos muchas cosas de la vida y de nosotros mismos.Mami Milka, me paso a leerte!

  10. >Jo qué bonito!

  11. >Q bonita historia!!

  12. >Es una historia preciosa, a mí me pasó parecido con una niña de dos años que cuidaba y su hermano, desde recién nacido…lo pasé muy mal cuando dejé de trabajar con ellos. No quiero pensar como quedaron ellos, si me echaban de menos la mitad de lo que les echaba yo…Me gusta tu blog ¡me quedo!Abrazos

  13. >Ana, qué historia tan bonita!!! Me ha emocionado… ¿Qué ha sido de ese niño, sigues viéndole?.

  14. >Arual, Mama de Julio, me alegro de que os haya gustado!Tita, bienvenida!! muchas gracias opr tu comentario!! para mi tambien fue un palo muy grande dejarles…y sé que al chiquitin tambien le costó mucho acostumbrarse a la nueva chica…que penita…Mama c/c, afortunadamente, aunque no tengo mucho trato con ellos, son vecinos de mis padres y me los encuentro muchas veces. De hecho, vino a conocer a David cuando nació…me hizo muchisima ilusión…esta hecho un hombrecito!!!

  15. >Hola Ana,Entré a mi blog con la intención de escribir algo(que ya ni me acuerdo que era…)cuando me encontré con la sorpresa de tu comentario en mi blog tan alentador. Sigo sin entender mucho como fue posible, ya que sinceramente no recuerdo haber entrado jamás al blog de Sonia y menos aún registrarme como seguidora(ya que siempre tuve muchas dudas de hacer mi blog público). Como sea, es un misterio afortunado, ya que así me has encontrado y motivado a tratar de dedicarle más tiempo a mi blog y he podido conocer el tuyo que es fantástico!También para ver como habías llegado al mío, conocí el de Sonia(que llegue a través del tuyo!)que también me gusto mucho.El tiempo que le iba a dedicar a escribir me la he pasado leyendo, pero ha sido un verdadero placer. La noche ha tenido un giro inesperado pero muy afortunado. Por posibilitar esto con el tiempito que le dedicaste a alentar a una bloguera incipiente: muchas gracias!… y hasta muy pronto…

  16. >Gracias a ti Marilú ,por tu visita y por tus palabras…y por ser mi seguidora número 200!!!!Seguimos en contacto y animo en tu nueva andadura bloguera!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: