Skip to content

>Aprendiendo.

abril 11, 2011

>

El pasado sábado asistí a una charla de Yolanda González, autora del libro “Amar sin miedo a malcriar”. 
La verdad es que salí de la charla encantada, aunque también he de decir que Yolanda llama a las cosas por su nombre, lo que, al menos en mi caso, anima a la reflexión, la autocrítica y a que se despierten las ganas de hacer las cosas un poco mejor.
En la charla se tocaron muchos temas y, aunque sé que no voy a ser capaz de hacerle justicia, voy a tratar de resumirosla por encima y a grandes rasgos, tratando de citar los puntos que considero que son principales (si alguien más asistió a la charla y la interpretó de otra manera, o piensa que me equivoco en el modo de exponerlo, agradecería que me lo hiciera saber, puesto que yo, aunque intento ceñirme a lo que escuche, lo cuento desde lo que yo entendí y puedo no ser todo lo exacta que me gustaría).
La charla tenía como título “Empatía en la primera infancia” y, como su mismo nombre indica, giraba en torno a la capacidad, escasa en muchas ocasiones, que tenemos los adultos para entender las necesidades de nuestros hijos, ponernos a su altura y ver el mundo desde sus ojos.
Yolanda nos habló de los diferentes tipos de vínculos que había: el seguro y el inseguro (de este tema ya hable en otro post) y de como los  niños que tenían un vínculo inseguro eran los que socialmente eran mejor aceptados…niños que no lloran cuando mamá se va y aceptan con indiferencia la separación, lo que comúnmente se entiende y se cataloga como “niño bueno”. En cambio, los niños que gritan y lloran cuando mamá se va, que reclaman su presencia,  los que generalmente se dice que son los niños “malcriados” , son los que tienen un vínculo seguro.
Habló de la importancia de proporcionar a nuestros hijos un vínculo seguro y de la importancia de respetar sus ritmos.El hecho de escolarizarlos o quitarles el pañal, por poner dos ejemplos, antes de que estén preparados, no es algo inocuo (como a veces nos quieren hacer creer) sino que tiene consecuencias.
Con respecto al pañal y en relación con varias preguntas que le hicieron, Yolanda afirmaba que el pañal solo debería quitarse cuando el niño está preparado. Y sabremos que está preparado cuando pasa por una serie de etapas previas: decir pipi o caca una vez ya se ha hecho, y posteriormente empezar a decirlo justo antes de que ocurra. A partir de ese momento podremos tratar de quitarlselo no temiendo a volver atrás y volvérselo a poner, si consideramos que le genera estres o que aún no está preparado. Para ella, quitarles el pañal porque en el cole lo exigen, sin tener en cuenta en que punto se encuentra el niño, es un error que puede tener consecuencias negativas para ellos, como por ejemplo sufrir de estreñimiento (muchos pequeñines se niegan a hacer caca sin el pañal y retienen todo lo que pueden).
Respecto al colegio, nos dijo que tenemos que observar cuando nuestro hijo está preparado, porque cuando lo esté será capaz de ir sin llorar. La mayoría de niños de tres años ya asisten al cole (algunos de ellos desde edades muy tempranas) y no todos están preparados para ello. Por lo tanto, Yolanda nos anima a observar las señales que nos envía nuestro hijo, a escucharle y a valorar si está o no preparado.
En relación a esto y en respuesta a una pregunta de una mamá que decía que ella necesitaba obligatoriamente llevar a su hijo al colegio ese año y quitarle el pañal (lo que le estaba causando problemas), Yolanda dijo algo que me encantó, aunque soy consciente de que a muchos con poca capacidad de autocrítica no les gustaría mucho oir y es lo siguiente:
Los primeros seis años de vida de nuestros hijos son fundamentales en su desarrollo, pues es a lo largo de estos años cuando se forma se carácter. Nuestros hijos a esas edades no son capaces de decidir, de elegir o de defenderse, por lo tanto es nuestro trabajo como padres el proteger y velar por preservar esa primera infancia. Y preservar esa primera infancia implica llevar a cabo una crianza saludable, lo que generalmente dista mucho de los modelos socialmente aceptados.  Si consideramos que es imprescindible llevarlos al cole antes de que esten preparados u otras muchas cosas que se hacen habitualmente, tenemos que tener claro que nos estamos alejando de lo saludable y adentrandonos en lo patológico. Por lo tanto, cada uno tiene que valorar su caso, ser consciente de lo que puede y no puede hacer, pero tener claro que todas estas “pequeñas” cosas tienen consecuencias.  De hecho, Yolanda afirmaba que en muchos casos, a la edad de 6 años ya se podía intuir si un niño iba a sufrir de adulto problemas de dependencias, bien fuera a las drogas o a otras muchas cosas, puesto que estas surgían de carencias de la infancia y que, la drogadicción en concreto, estaba relacionada con la oralidad, durante los primeros tres años.
Soy consciente de que algunas personas pueden interpretar esto como una amenaza o una crítica,  pero creo que la intención no es culpabilizar, sino hacernos sentir hasta que punto somos responsables del bienestar de nuestros hijos y que tenemos que velar por el. A partir de ahí, cada uno sabe a que situación se enfrenta y hasta donde puede llegar, pero debemos hacerlo desde la consciencia y sabiendo lo que nuestras decisiones implican.
El discurso de Yolanda me encantó no porqué siguiera mi linea de pensamiento y valorara positivamente todas mis acciones, puesto que hizo criticas bastante duras con respecto a temas como la televisión , que ya os he dicho con anterioridad que David ve más de lo que me gustaría. Me gustó porque  me resultó franco, claro, sin concesiones. Me gustó porque me hizo enfrentarme a mis decisiones y ser autocrítica conmigo misma, aceptando mis errores y valorando sus consecuencias.
Sin duda, recomiendo leer su libro y escucharla si teneis ocasión. Pero hacerlo únicamente si vuestra intención es crecer como padres y como personas, si teneis capacidad de autocrítica y de reconocer y asumir vuestras culpas y errores, aceptando que no lo hacemos todo bien y por lo tanto que no somos perfectos, aunque tengamos la mejor de las intenciones, porque de lo contrario, Yolanda y su charla no os gustarán en absoluto.
A mi me ha encantado…me dejo muchas cosas de las que se habló y muy importantes, pero me cuesta resumir y procesar tanta información. Me quedé con ganas de más, por lo que no dudaré en volverla a escuchar en cuanto tenga ocasión. 
Pero también he de decir que salí de la charla con dolor de cabeza y dando mil vueltas a muchas cosas. Porque no es fácil aceptar y asumir nuestra responsabilidad real, ni las consecuencias de nuestras decisiones…y me hace replantearme temas como la retirada del pañal y el cole, en los que tengo tantas inseguridades.
En conclusión, creo que he aprendido mucho de Yolanda, pero los aprendizajes no siempre son fáciles.
Anuncios

From → Reflexiones

17 comentarios
  1. >Me hubiera gustado acudir para haberme formado mi propia opinión. Estoy segura de que hay cosas que no me hubieran gustado, no me gustan los extremos, pero creo que hay cosas sobre las que está bien reflexionar aunque luego se lleguen a otras conclusiones.

  2. >A mi también me hubiera gustado ir a la charla, interesante!

  3. >Hola Ana, muchas gracias por compartir lo que contó Yolanda. Me parece muy interesante aunque, como tú dices, difícil de aceptar algunas cosas por lo que nos suponen a los padres de responsabilidad. Aprender es difícil, una buena frase.

  4. >Mamá c/c, a mi personalmente no me resulto extremista en absoluto, en cambio , lo que si me transmitió fue la sensación de que llamaba a las cosas por su nombre, no se ceñia a lo politicamente correcto. Cartafol, fue muy interesante.Mama y muchas cosas más, a mi tambien hubieron aspectos que me tocaron donde más duele, pero creo que eso es bueno, ya que es lo que nos motiva a cambiar y a mejorar.

  5. >Me alegra muco que está charla te llegue, y sobre todo que de alguna manera practica, clara, nos la reviertas en sus temas principales!Un Besito Marino

  6. >Aunque en crianza de niños no haya una verdad absoluta sobre lo correcto, opino que es cierto que nos duele enfrentarnos a las críticas en ese tema.El sentido común y el instinto nos pueden guiar.Gracias Ana por compartirlo con nosotr@s

  7. >Tita, me he dejado muchas cosas, pero he tratado de haceros llegar lo que considero más significativo.Diana, yo creo que la crianza de nuestros hijos es el tema que mas nos duele, porque todos intentamos hacerlo lo mejor que sabemos.

  8. >Gracias por compartirlo. En junio yo también asistiré aquí en Madrid a una conferencia de Yolanda González: “La Empatía y la Autorregulación en la primera infancia”. Por lo que has contado me va a gustar, tenemos que ser conscientes de las repercusiones de las decisiones que tomamos referentes a nuestr@s hij@s.

  9. >Mira, creo que una “crianza saludable” es querer a tú hijo y criarlo y educarlo eligiendo lo que nos ha gustado de cómo lo hicieron nuestros padres y lo que realmente nos hubiera gustado a nosotros, con algo de guía exterior pero sobretodo con sentido común, algo que creo que todas (y todos) los que hemos notado que nos faltaba preparación y nos hemos preocupado de solucionarlo leyendo libros desde nuestro embarazo tenemos, hayamos elegido un camino u otro, porque todos los métodos tienen algo de positivo y de negativo. Yo no interpreto lo que comentas de esta conferencia como amenaza ni como crítica porque primero debería creerme que mi hijo, por llevarle al colegio cuando supuestamente no estaba preparado de mayor se va a tirar a la bebida, por decir algo, valorar los estudios que cita esta señora (que entre sus especialidades figuran la hipnosis y el reiki) para ver si son válidos, porque hoy en día, citar estudios es facilísimo, luego hay que analizarlos: ¿1000 niños, 2000, 5000? ¿Seguimientos hasta qué edad? ¿Condicionantes familiares? Etc, etc… La psicología no es una ciencia empírica y muchos incluso dudan de que se trate realmente de una ciencia.Parece que hoy en día proliferan este tipo de “profesionales” que consiguen un pingüe beneficio a través de libros de autoayuda, sentando cátedra de lo que tenemos y no tenemos que hacer los simples mortales, asustando a algunos y complaciendo a quienes escuchan lo que quieren oír. El manual de instrucciones no existe y no lo va a escribir nadie.Sinceramente no creo que tengas que “asumir ninguna culpa”. Todos los que, como decía, queremos a nuestros hijos, estamos haciendo lo mejor para ellos aunque no seamos perfectos y lo que nos falta a veces es seguridad en nosotros mismos, algo que no nos dará ningún gurú mediático. El niño que tendrá problemas es el que no tiene el amor de sus padres y eso no lo determina el momento de quitar pañales ni el llevarle en cochecito ni decidir cuando entra en el cole. Es mucho más que eso.Todas lo estamos haciendo bien, seguro.Un beso

  10. >Me apunto el libro! Estoy convencida que me irá muy bien leerlo. MI hijo también ve últimamente más TV de la que considero adecuada, y para evitarlo me toca "simular" que la TV se ha roto, imaginate! Y es que se vuelve loco por Dora la Exploradora. Respecto al pañal yo por ejemplo se lo pongo a la hora de hacer caca porque él me lo pide. Ya me han criticado abiertamente por ello, pero es que no quiero forzar el tema que bastante lo forcé en verano y luego el pobre acabó estreñido. En fin que me ha gustado mucho tu post, hay que reflexionar sobre todo esto, me parece muy necesario.

  11. >Poprque el apego tiene muucho que ver con el contacto físico primero:http://mininyabonita.blogspot.com/2011/04/de-camino-el-2-intercambio.html

  12. >Carol, yo si que te la recomiendo, a mi me gustó mucho!Gemma, estoy de acuerdo en algunas de las cosas que dices, pero en desacuerdo en otras.Yo creo que, en efecto, la base de una crianza saludable es el amor, de eso no me cabe duda. Pero el amor implica respeto y una forma de manifestarlo es respetando los ritmos de nuestros hijos, sin in continuamente "empujandoles" antes de tiempo a hacer cosas para las que no estan preparados. Que el hecho de dejar los pañales antes de tiempo les vaya a conducir a la drogadicción?? yo también creo que no, pero no dudo que todo tiene repercusiones grandes o pequeñas.Comentas que a muchos nos gusta que nos digan lo que queremos oir, pero lo que a mi realmente me gustó de esta mujer es que no se limitó a eso, de hecho dijo cosas que habría preferido no oir, porque me plantean muchas dudas. Pero creo que esto es algo bueno para el crecimiento y el aprendizaje.Y respecto a la culpa…no creo que tengamos que asumir culpas, pero si responsabilizarnos. Está claro que todos lo hacemos lo mejor que sabemos, pero eso no justifica que nos crucemos de brazos y nos neguemos a mejorar. Y si pensamos que ya lo estamos haciendo todo lo bien que podemos, dudo que sintamos esa necesidad de crecer.Como tu dices, todos lo estamos haciendo bien, pero siempre podemos hacerlo un poquito mejor.

  13. >Arual, yo, si al final decido llevar a DAvid al cole el proximo curso, tambien tendré que ver como afrontar el tema del pañal, porque no se muy bien como hacerlo…Rosa….QUE EMOCION!!!!!!!

  14. >gracias por compartirlo, a mi el libro me gusto, pero escucharla impacta, es tan clara…solo la vi por la mañana en la mesa redonda que participo y ya me hizo pensar…

  15. >me gustaria poder leer todos los comentarios,pero desde la charla he replanteado muchas cosas de mi vida,,si supieras Ana lo triste que me he llegado a sentir hoy en el trabajo,y la de vueltas que estoy dándole a la cabeza…a mi también me da dolor de cabeza,y de corazón.Me dan ganas de hacer una locura,sin contar con nadie,solo por el bienestar de mis hijos.Lo que no se como acabará todo esto…

  16. >Que preciosa tu mami!!!

  17. >Ana, lo de asumir culpas y errores lo has dicho tú, no yo, por eso las comillas. Sin contar a los padres que están en el extremo de desidia y abandono de sus obligaciones como padres, no creo que haya ninguno de los que realmente se preocupan por sus hijos que se crucen de brazos y no aprendan cada día de sus errores y sus aciertos sin necesidad de "eminencias" y por otra parte, ya sabemos que todo tiene repercusiones, incluso el respirar, lo que creo que hay que valorar es el grado de importancia de cada acto y ver si la repercusión que nos premonizan es proporcionada a ese acto.Me gustaría saber si existen estudios serios que demuestren que un procentaje elevado de adultos sufre alguna clase de trauma por haber llorado los primeros días de escuela o por haberle retirado el pañal sin que él lo haya pedido.Si los hay y son de fiar, me callo.Buenas noches y a descansar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: