Skip to content

>Castigos , retiradas de privilegios y consecuencias lógicas.

abril 19, 2011

>

Estos días, en varios blogs amigos, se ha tratado el tema de los castigos y de la retirada de privilegios.

De momento, jamás nos hemos enfrentado a ninguna situación que, bajo nuestro punto de vista, requiera tomar medidas, pero, al hilo de los posts en otros blogs, me he puesto a pensar un poquito más en ello, porque creo que es algo que me conviene tener claro para, llegado el momento, poder afrontarlo con seguridad.
Yo no creo que ni los castigos ni las retiradas de privilegios eduquen. 
Con los castigos, nos situamos por encima de nuestros hijos, asumimos el poder. El castigo tiene como objetivo hacer sentir culpable al pequeño por el acto inadecuado que acaba de cometer, con el fin de que no lo repita, pero no le enseña. 
Yo creo que de lo que se trata es de que nuestros hijos aprendan a discernir por ellos mismos lo que deben hacer y lo que no y esto es algo que no se consigue con el castigo ya que, una vez cumplido, nuestros hijos sienten que ya han “pagado” por su acción y ponen el contador a cero. Además, lo que aprenden rápidamente es que, para evitar castigos posteriores, hay determinadas acciones que siempre deben realizar a espaldas de sus papas ya que, si no los ven, no serán castigados. 
La retirada de privilegios no tiene las mismas connotaciones autoritarias, pero sigue otorgándonos el poder, situándonos por encima y además es arbitraria, lo que hace difícil el aprendizaje. Me explico: Si mi niño pega a otro niño y, en consecuencia, le retiro el privilegio de ver determinados dibujitos, por ejemplo, no hay lógica aparente entre la causa y el efecto y, de la misma manera que el castigo, al ser algo que le viene de fuera, no le anima a implicarse y a reflexionar, sino que le enseña que son otros quienes juzgan y deciden por el.
Por eso creo que voy a optar por un tercer planteamiento, que es el de las consecuencias lógicas. Os explico un poco a que me refiero:
Si David pega a un niño, en primer lugar le haré saber que no debe hacerlo y le explicaré los motivos. A continuación, si la situación se repite, le diré que, como está haciendo daño a otro niño y eso es algo inadmisible, vamos a tener que irnos del parque con el fin de que no lo vuelva a repetir.
Si David, tras ser avisado de que en Enero no puede meter el brazo en la fuente porque puede enfriarse, lo hace, lo que haré es decirle que como hace frío y no podemos estar en el parque mojados, nos tenemos que volver a casa.
No sé si con los ejemplos he sido capaz de explicar a lo que me refiero…Mi intención es que poquito a poco se vaya responsabilizando de sus actos, siendo consciente de que sus decisiones tienen consecuencias, que no son arbitrarias sino que se atienen a una lógica.
Supongo que al principio no entenderá mucho y, a sus ojos, será mas o menos lo mismo que un castigo, pero creo que con el tiempo se dará cuenta de que no es así. Y para conseguirlo, lo primero que debo hacer es no mostrar una actitud autoritaria ni enfadada.
No es fácil, pero estoy convencida de que nos puede ir muy bien y que, a diferencia de los castigos, en lugar de tratar que mi hijo se sienta culpable y pague por sus actos, le estaré animando a que valore las situaciones, piense en las consecuencias que estas tienen y tome una decisión al respecto. 
Claro está que para que esto sea así las consecuencias tienen que ser las lógicas del acto realizado, no las que nosotras decidamos…si se moja la manga y como consecuencia se queda sin chocolate, estamos en las mismas de antes, en cambio, si en verano se moja la manga, no pasa nada, pero si se la moja en invierno, nos vamos a casa porque con el frío no se puede estar en la calle mojado.
No se si me he explicado con claridad, porque es un tema al que aun tengo que darle muchas vueltas y empezar a ponerlo en práctica. Supongo que dentro de unos meses, conforme vaya enfrentándome a situaciones, tendré las ideas algo más claras.
Anuncios

From → Creciendo, Crianza

40 comentarios
  1. >¿Y si pega a un niño en el cole?

  2. >Mira,buena pregunta..ahí seguro le castigará la profesora y siempre habrá un adulto que lo trate como no queremos que lo traten…es difícil Ana…

  3. >Yo creo que eso de lo que hablas es retirada de privilegios. Haces lo que no debes pierdes el privilegio de estar en el parque…

  4. >Parrulín ha estado castigado dos veces, una por escaparse de mí y otra por tirar el aparato de aire acondicionado. Las dos veces ha sido por algo que estaba muy explicado y muchas veces. Así que se ha quedado sin cuento por la noche. No sé decirte si mi actitud es buena o mala, lo que sí sé es que ha aprendido. Sabe que no se puede escapar de mamá, que le puede pasar algo y sabe que no se toca el aire que se puede caer, se puede romper y se puede hacer daño. No te dice "porque si no me quedo sin cuento" pero el hecho de quedarse sin él parece que le ha hecho reflexionar más que mil explicaciones.Conozco una niña que está siempre castigada, pero eso tampoco es, claro, le dá igual portarse bien que mal, siempre está castigada la pobre!

  5. >Entiendo perfectamente a lo que te refieres Ana, porque yo lo hacía con mis primos. Te dejo otro ejemplo: Cuando les iba a buscar al cole, siempre se peleaban en el coche, y a mi me ponía muy nerviosa porque es una carretera peligrosa y temía tener un accidente. Tras muchos avisos, un día me metí en la vía de servicio y me quedé parada en el arcén (Si vosotros os peleáis, yo no puedo conducir, así que nos quedamos aquí hasta que terminéis.) A mi me funcionó, nunca más se volvieron a pelear en el coche. Es cierto que son niños bastante más mayores que David, pero seguro que si sigues por ese camino, lo acabará entendiendo.

  6. >Pues yo os hablo desde mi experiencia en el cole. Me he encontrado con padres que me decían "si se porta mal, dale en culo", con padres que no entendían pq su hijo había tenido que entrar del recreo cuando había pegado a otro niño, con padres que apoyan las decisiones… Vamos de todo! Y debo decir que lo peor de todo son los que normalmente dicen "dale un cachete en el culo" ya no por el hecho en si, que me parece totalmente inapropiado (y más pedirle a otra persona que lo haga) sinó pq esos niños no entendían ni las retiradas de privilegios ni los castigos…Para ellos no era nada, les daba igual. Ya podías decirles que no podían seguir con la actividad, como ponerles en una silla un ratito para que se calmaran (a veces sus reacciones son debidas a nerviosismo)…que les daba igual. En fin, supongo que en el momento en que te encuentras actúas.

  7. >La diferencia es bastante sútil. De hecho, irse del parque porque se ha mojado la manga y así no se puede estar en invierno, en el fondo, es un castigo.Yo estoy en tu línea, ya lo sabes, pero a día de hoy no me atrevo a hablar mucho, porque es pronto y porque mi hijo tiene un carácter de la leche y eso es difícil, soy consciente de que voy a tener que desplegar todas mis dotes de persuasión y empatía para irle educando.

  8. >Anonimo, este es un tema que tendré que ir viendo conforme se desarrollen los acontecimientos, pero si pega a un niño en el cole, supongo uqe le explicaré que no debe pegar, porqué no debe hacerlo y como me hace sentir que lo haga. No sé si servirá de algo pero pienso que el castigo tampoco…no quiero que mi hijo deje de hacer las cosas por miedo al castigo sino porque sienta que no debe hacerlas. No sé si me explico. De todos modos, soy consciente de que es un tema muy complicado.Ana, ese problema nos lo vamos a encontrar siempre, ya que la manera habitual de hacer las cosas es otra. A partir de ahí, depende de la suerte que tengamos con las profes, la cosa será mas o menos grave…Anónimo, yo no lo veo exactamente así…Si se moja en pleno invierno y considero que se puede poner malito, nos vamos a casa, pero si pega a un niño en la arena y, tras decirle que no lo haga, continnúa haciendolo, la consecuencia lógica sería apartarlo del niño para que no pueda pegarle, no necesariamente llevarlo a casa.Mamá de Parrulin yo personalmente no creo en los castigos, pero como tu dices, hay determinadas situaciones en las que se entienden mas que otras (como son los casos que tu cuentas). Pero lamentablemente y como tu dices, hay niños que se pasan la vida castigados y al final pasan olimpicamente de los castigos.Drew, has ejemplificado perfectamente lo que quiero decir en mi post. EN ese caso, el hecho de parar el coche hasta que se tranquilizaran no es un castigo para ellos, sino una consecuencia de sus actos…tu tienes que conseguir que lleguen a casa sin estrellarte y, si ellos no te dejan hacerlo, lo lógico es parar hasta que lo comprendan.

  9. >Juliete, yo tambien creo que actuamos segun consideramos llegado el momento y soy consciente de que en muchas ocasiones, aun teniendo claras las cosas, cuando llega el momento me dejo llevar por el nerviosismo y actuo de manera diferente. Que dificil esto de ser papis!!!Mama c/c, yo creo que un castigo es si se salpica unas gotitas y como "rebote" me lo llevo a casa, pero si se pone chorreando y considero que se puede poner malo no es un castigo, sino una consecuencia lógica, puesto que no puedo dejar que se ponga malito conscientemente. Es complicado…DAvid tambien es todo un carácter…y no sé si lo sabré hacer bien, pero bueno, me limito a contar como creo que es mejor. El tiempo y la experiencia serán quienes me acaben enseñando.

  10. >Hola Ana, me ha gustado mucho tu post de hoy, yo también había estado reflexionando sobre este tema y había llegado a las mismas conclusiones. Yo también hago hincapie en que no es lo mismo un castigo, una retirada de privilegios y una consecuencia lógica, estoy totalmente de acuerdo en cómo lo defines y creo que los matices son significativos e importantes.Dices también que intentarías no decírselo enfadada, pero yo creo que depende del caso, en el ejemplo de mojarse estoy de acuerdo, pero si pega a un niño varias veces pues creo que es lógico mostrar enfado y eso también le hace entender al niño que es algo serio y grave. El enfado es un sentimiento y creo que también se debe expresar, pero claro, de la manera adecuada.Tambien hablo desde la teoría y la reflexión personal, supongo que en el día a día no siempre es fácil y supongo que surgirán automatismos indeseables, pero creo que lo ideal sería lo que planteas y a lo que deberíamos aspirar.GRACIAS por tu blog!un abrazo

  11. >oh…yo llegue a la misma linea de pensamiento y de hecho lo he aplicado un par de veces, pero no se si mi David ha entendido (casi 2 años).lo que he leido al respecto es q mientras mas chicos mas breve debe ser la explicacion, sino se pierdenEn todo caso creo q en esta linea de crianza la cara seria y la desaprobacion son porsi un castigo. Pero para faltas mas graves habria que mostar la consecuencia, yo creo q esa es la sutileza de este enfoque: no es una retirada de privilegios es mostrarles que lo que hicieron tiene determinada consecuencia. en mi caso solo lo he aplicado cuando deliberadamente tira comida/bebida al piso y ademas lo anuncia ("oh oh") antes de hacerlo!! La consecuencia es q a los siguientes minutos mama no esta disponible pq esta limpiando el piso y se le retira la comida.

  12. >Anónimo:Lo que te voy a contar posiblemente no pueda generalizarse. Es algo que hice una vez porque solamente me ha ocurrido una vez en la vida, pero que me funcionó.Todos los animales emiten feromonas y todos los animales podemos olerlas. Los/as bebés pueden hacerlo. Hoy día hay "teorías" que dicen que hay un inconsciente que se comparte entre la madre y el bebé y que lo que sienta la madre lo siente el bebé. Lo cierto es que no es así. Lo cierto es que ese sentido del olfato tan desarrollado que tienen, por ejemplo, los perros, que les permite "oler el miedo" lo tienen también los/as bebés, y huelen los sentimientos de toda persona (no solamente la madre) que los sostiene, de tal modo que ellos/as se sienten del mismo modo que su cuidador/a.Y esta habilidad se mantiene durante la niñez y se va perdiendo a medida que vamos educándonos y adquiriendo otras potencialidades, de tal modo que cuando nos hacemos mayores seguimos oliendo esas feromonas pero no las percibimos conscientemente.Si quieres, fíjate un día, por ejemplo, en un grupo de niños/as que entran en una escuela de Educación Infantil: si uno se pone a llorar, el llanto suele contagiarse y acaban llorando más niños/as.O por ejemplo, si uno/a se cae al suelo y se hace daño, en lugar de pasar de largo (como suelen hacer muchas personas adultas), por lo general todos/as, o al menos la mayoría, se acercan, comprenden que le duele, que se siente mal y hacen muecas, gestos y sonidos, como si ellos/as mismos/as también estuviesen sintiendo el dolor.El caso es que, cuando me pasó aquel caso de que un niño (de 5 años) pegó a otro (repito que solamente lo he vivido una vez. Todos mis educandos se portan de maravilla), le hablé, no con enfado, sino con profunda tristeza, sintiéndome muy dolorido, les separé y me pasé toda la clase tratando con él de un modo "más distante", como cuando tu pareja te hace daño y en lugar de estar tan apegado/a, miras menos a los ojos, hablas con tristeza, no te abrazas ni te das besitos, etc.Y la verdad es que funcionó de maravilla. Creo que, en palabras de Ana, "la consecuencia lógica de mi actitud" funcionó del siguiente modo: si tratas bien a la gente, obtendrás un buen trato; pero si tratas mal a la gente, no harás muchos/as amigos/as. Como se portó mal, en vez de estar tan contento, tan cariñoso, tan apegado como siempre estoy con mis alumnos/as, ese día estuve con él un poco más frío (y por sorpresa, cosa que no me explico y creo que jamás comprenderé, el resto de la clase "me imitó" y se comportó más o menos como yo con este alumno, lo cual, creo, hizo más fuerza).No sé si es por lo que digo, que huelen los sentimientos. Pero noté que éste alumno se sentía muy mal con cómo me sentía yo. Y no sé si lo lógico es añadir más castigo o no (mi opinión es que con aquello fue suficiente), pero así es como actué y funcionó bien. Ana:Me ha gustado mucho tu entrada. Lo cierto es que, además de explicar para que comprendan (eso sí, como dice Kristy, cuando son muy pequeños/as, no puedes darles una larga charla -por experiencia, puedo contar que una maestra cuando era niño me dio una charla de media hora, durante todo el recreo, y al terminar no recordé nada de lo que me había dicho, jajaja-), lo suyo es que cada acción tenga una consecuencia. Creo que lo que haces es castigar, solamente que, como a mí, no te gusta esa palabra y lo llamas de otro modo para hacerlo más políticamente correcto. Pero bueno, al fin y al cabo la gran diferencia está en que por lo menos el castigo tiene sentido: mojarse la manga no tiene nada que ver con el chocolate, ¿para qué retirar chocolate cuando se moja la manga? Lo suyo es lo que haces, dejar de estar en el parque (pero, eso sí, fíjate bien en que realmente él quiere estar en el parque en ese momento, porque también podría ocurrir que quiere irse y se la moja para conseguirlo. ¿O me equivoco? ¿Tú qué opinas? Ciertamente es un tema difícil…).Besos.

  13. >Bueno, yo estoy un poco de acuerdo en la línea que apunta anónimo y mama CC, que irse del parque, viene a ser una retirada de privilegios. Está claro que una cosa así, ha de tener relación con el hecho, porque tiene que asociarlo y, si le dices que no va a ver los dibujos o no va a comer chuches, pues no va a entender el porque.Yo creo que la línea es muy sútil entre todos estos conceptos de castigo, retirada de privilegios,etc. Lo realmente importante, creo yo, es que entiendan que sus acciones tienen consecuencias.

  14. >y después de leer el laaaaargo comentario de Enrique, pues quería decir que no me parece bien usar la indiferencia con un niño pequeño…eso es darle donde más les duele, jugar con su autoestima… si ya de por si puede ser feo tratar así a tu pareja, más lo es hacerlo con un niño…

  15. >Kristi, tienes toda la razón…el enfado es un sentimiento y no tiene nada de malo expresarlo siempre y cuando esté justificado. Yo me refiero a que, ante segun que situaciones, no lo considero necesario, como por ejemplo porque el niño se manche, se moje o mil cosas más. Otra cosa es que pegue, que cruce la calle, etc…entonces hay que hacerle saber que nos ha disgustado.Paula, me parece muy lógico…así el aprende que si tira las cosas, mamá no puede atenderle porque tiene que limpiar lo que el ha ensuciado. Tomo nota!Enrique, yo no creo que sea lo mismo que un castigo por el enfoque del mismo: el castigo, como su mismo nombre indica, tiene por objetivo castigar y las consecuencias lógicas tienen como objetivo enseñar. Por eso, no se trata de que la consecuencia le guste o no…podría darse el caso, como tu dices, de que en un momento dado, se mojara la manga para irse del parque, y no por eso dejaría de hacerlo, puesto que lo que quiero conseguir es que el comprenda que si se moja en invierno se puede poner malito y que, para evitarlo, me lo llevo a casa. No es dificil…es DIFICILISIMO. Yo de momento no he aplicado ni una cosa ni la otra, pero se que antes o despues me enfrentaré a situaciones que requieran que tenga claro como enfrentarme al tema, y por eso ando dandole vueltas.

  16. >LadyA, eso es exactamente lo que yo quiero: enseñarle a David que los actos tienen consecuencias, pero sin hacer uso de la "venganza" que es como yo veo el castigo. Es un tema complicado…

  17. >Lo más importante es enseñar a nuestros hijos e hijas que sus acciones tienen consecuencias. Yo como en muchas cosas nunca generalizo, creo que hay que respetar ante todo a la personita que tienes delante y conocerle profudamente, lo que para uno de tus hijos es de una manera y tiene efectividad para otro no la tiene. No todos aprendemos igual y no todos reaccionan igual ante la misma cosa, no se si me explico, mi hijo mayor es muy sensible, no soporta hacer daño y si se pelea con su hermana y sin querer le hace algo, él ya se auto castiga, así que lo que yo hago es restarle importancia y reducirle o quitarle su castigo autoimpuesto a cambio de que pida perdón.Con la segunda, cuando tiene rabietas sólo funciona calmarla y dejarla que piense un ratito (que se relaje) porque si intentas otra cosa se pone peor Por mi experiencia, tres de 7, 5 y 17 meses, el truco es que no hay truco, hay que dejarse llevar por la intuición y el cariño

  18. >Obviamente que siempre deben existir normas, pero el incumplimiento desencadena consecuencias diferentes según las circunstancias, como lo del parque, y como tu creo que debe ser inmediato. Es importante tener claro que se censura la acción jamas al niño, se elogia al niño, los chicos van creciendo con un paquete normativo intrínseco que se aprende del ejemplo, y estoy contigo en hay momentos que demanda un acción inmediata, sin pasiones como la ira ni mas faltaba, palabras que sean claras, oportunas, para nada excluyentes, mucho menos humillantes, y creo que en casa acorado con ellos mas grandecitos a veces tocará suspender algún gustico!Un Besito Marino

  19. >ah..lo otro q lei y me hizo 100% sentido esq cuando estan con mucho sueño no vale la pena la explicacion pq "no entra", solo remitirse al no + alejar/retirar

  20. >Yo creo que las tres cosas son las mismas pero llamadas de diferentes maneras vamos que para mí la definición de un castigo es retirada de privilegios ya sea el salir de casa, ver la tele, sus dibujos prefereidos o cualquier otra cosa.Las consecuencias lógicas pues vienen a ser lo mismo una retirada del privilegio de seguir en el parque o el estar castigado sin pasar la tarde en el parque por estar mojado.Ahora bien ya que las tres cosas son lo mismo creo que donde debemos diferenciar es en el grado de la acción que desencadena el castigo/retirada de privilegios/consecuencia lógica ya que no es lo mismo como tu dices castigar por mojarse con cuatro gotas, o por coger la pala de otro niño (que lo he visto en el parque) que hacerlo por acabar empapado cuando hace frío o si pega a los otros niños repetidamente, que creo que es lo que tu querías reflejar.Yo de momento no he tenido que castigar a mi hijo, si me lo he llevado alguna vez del parque porque no paraba de tirarse por el suelo con rabietas cada 2×3, creo que cuando son pequeños tampoco entienden muy bien porque se les castiga, salvo que sean consecuencias en el momento en el que ha hecho algo que no debía.

  21. >Hola Ana! gracias por pasar por mi blog :)Yo también desde hoy te sigo!

  22. >Siempre mamá, estoy totalmente de acuerdo en que hay que dejarse llevar por la intuición y el cariño…no hay dos niños iguales!!Tita, ese tema lo tengo super claro…se censura la acción y no al niño. Creo que es muy importante!Paula, hay momentos en los que no estan nada receptivos y las explicaciones sirven de poco…Mis chicos y yo, yo no creo que el castigo sea eficaz como método educativo…de hecho en muchos casos ante una acción determinada, el niño es castigado con algo que no tiene nada que ver con lo que ha hecho, sino con lo que su madre sabe que más le puede "fastidiar". Yo creo que de esta manera lo único que conseguiremos es que la próxima vez se cuiden de que no les veamos para evitar el castigo, en lugar de reflexionar acerca de lo que han hecho y sus consecuencias.

  23. >Es complicado y no puede haber una norma a priori porque cada situación puede ser tan diversa que precise diferentes soluciones. No creo que tengamos que criminalizar el castigo ni buscar eufemismos, sino valorarlo según la forma y el sentido que se le de. Estoy de acuerdo en que la consecuencia lógica debe ser acorde con lo que haya ocurrido, además creo que debe ser inmediata, no se puede postergar en el tiempo cuando son tan pequeños porque no lo entenderían. También pienso que debemos vigilar con la proporción y no castigar en exceso algo que no era tan importante, y finalmente ser congruentes, no podemos castigar una cosa hoy y al día siguiente, porque no tenemos tiempo o lo que sea, no le demos ninguna importancia al mismo hecho.A veces la solución puede ir en sentido inverso: el otro día mi hijo no quería recoger unas piezas de un juego que esparció por el comedor, le comenté que si se perdían las piezas no podría volver a jugar con él, se quedó pensando y sin decirle nada más se puso a guardarlo.Todo depende también de la edad.Saludos

  24. >uy Ana, en general estoy de acuerdo contigo, y entiendo por dónde vas, pero a veces en la práctica es mucho más difícil y se pierde esa delgada línea que separa un castigo, de una retirada de priviliegio o de una consecuencia lógica…Te explico: mis hijos saben que si se portan mal en el parque por ejemplo, nos volvemos a casa. Estamos en el parque, el mediano decide qué es hora de irse (se ha cansado de jugar, o se ha enfadado), su hermano mayor juega divertido. El mediano empuja a su hermano por el tobogán, o echa tierra a su hermano pequeño y a continuación me dice ¿qué? ¿nos vamos?Pues, no, no nos vamos, pero él se pasa el resto de tiempo sentado a mi lado. Se lo explico: cómo no tienes ganas de jugar, aquí sentadito. Sin enfados, de acuerdo, explicándoselo, pero lamentablemente lo he castigado. Y en otras circunstancias hubiera sido una consecuencia lógica de su comportamiento.Y así hay muchas más,… pero seguro que David y tú os iréis adaptando y lo llevaréis fenomenal porque tienes mucha empatía y porque respetas profundamente a tu hijo.

  25. >A mi todavía me queda, porque Minerva es muy pequeña. Lo que tengo claro es que tendré que armarme de paciencia y creo que lo primero es esplicar las cosas de manera que nos entiendan. En mi opinión lo que has contado es una retirada de privilegios.Lo que desde luego no haría nunca es ignorarla.

  26. >Gemma, muchas veces, como tu nos cuentas con el ejempo de tu hijo, no es necesario llegar al castigo. En este caso solo te hizo falta contarle lo que podría pasar si no recogía para que el decidiera hacerlo. Yo creo que eso es lo que mas enseña.Por fin yo misma, si ya es dificil con uno, no me quiero ni imaginar como debe ser con tres!!!Carol, como ya han dicho anteriormente, la linea que separa unas cosas de otras es muy fina y quizas yo no he sabido exponer del todo bien lo que intentaba decir. Estoy contigo en que lo principal es armarse de paciencia!!

  27. >Puedes llamarlo castigo o retirada de privilegios pero en la práctica es lo mismo, te castigo sin ver los dibujos o pierdes el privilegio de ver los dibujos, sea como sea se queda sin verlos.Para mí lo importante de los castigos (lo digo desde la teoría porque todavía no hemos estado en situación) es no abusar de ellos y que sean por motivos que realmente los merezcan, hay niños constatemente castigados y además por bobadas y no creo que eso sirva de nada.

  28. >Es un tema complejo. Independientemente de cómo lo llames comparto el espíritu de lo que dice Ana. Deben aprender desde pequeños que todos los actos tienen consecuencias y así ir discriminando lo que está bien de lo que no. Pero esto que en la teoría está muy bien, en la práctica imagino que no tiene que ser nada sencillo. Como yo voy por detrás vuestra porque mi pequico es más chiquitín, seguiré leyendo atenta vuestras experiencias, que seguro que me ayuda un montón.

  29. >Mamá de una bruja, yo creo que no es lo mismo…si mi hijo rompe un vaso y se queda sin ver los dibujos, le estoy castigando o retirando un privilegio, puesto que no hay relación entre causa y efecto. Las consecuencias lógicas a mi modo de ver, son otra cosa.@Mousikh, es dificil…supongo que cada una iremos aprendiendo lo que es mejor para nosotras y nuestros peques sobre la marcha…

  30. >No he leido todos los comentarios. Pero yo sí he castigado a Joaqui retirandole privilegios… y es que simplemente, las consecuencias lógicas en muchos casos no sirven de nada, ha pasado de mí olimpicamente… Por ejemplo: se emberrincha porque de comer no hay B sino C… se enoja, y me tira el plato de comida al piso (sí, lo ha hecho)… que debo hacer? retirarle la comida y dejarlo sin comer? Es un castigo terrible… que me ayude a limpiar? Sigue emberrinchado y no lo hace, como lo obligo? Entonces, en esos casos en que las consecuencias logicas de sus actos no pueden ser aplicadas, con todo el dolor de mi alma, retiro un privilegio. Igual debo decir que han sido pocas veces, pero ha sucedido… por eso ya no digo "de esta agua no he de beber"… Besos!!

  31. >Tema complicado sin duda, yo sí que he castigado a Alex cuando su actitud ha sido inaceptable. De hecho la última vez fue cuando se me escapó de la salida del parque a la avenida principal de la ciudad corriendo y casi lo atropellan en uno de sus churros terribles. El susto fue de órdago, lloré por pensar en lo que habría podido suceder si el semáforo no hubiera estado rojo para los peatones y el castigo fue no ir al parque en quince días. Cada tarde él me proponía ir allí y yo le respondía que no, que de allí se me escapaba. Cuando volvimos no repitió el escape. Creo que entendió que no se puede actuar así. No sé.

  32. >El problema que veo es que no todos los malos comportamientos tienen una consecuencia lógica aplicable, en el ejemplo del vaso que me pones cuál es la consecuencia? recoger los cristales? ponerle un vaso de plástico? si se le rompe por accidente no merece castigo ninguno y si lo lanza en un berrinche el tener que recogerlo no me parece motivo suficiente para no repetirlo, no sé, es complicado y supongo que todo se verá sobre la marcha.

  33. >Jose y Cali, yo tampoco quiero decir de uqe agua no beberé porque es muy arriesgado. De momento cuento lo que me gustaría hacer, ya veremos en lo que queda todo!!!jejejeArual, yo aun no me he visto en una situación como esa, así que no se como reaccionaré. Pero en principio, no soy partidaria de los castigos. Y pobrecita…menudo susto debiste llevarte!!Mamá de una bruja, eso tambien lo había pensado..que hay cosas que no tienen consecuencia lógica aplicable…pero en muchos casos, las consecuencias vienen solas. POr ejemplo: si el pega a los niños en el cole, mientras yo no le veo, obviamente no podré intervenir, pero estoy segura de que, si lo hace muchas veces, la consecuencia será que los niños no querrán jugar con el y, seguramente, esto le hará reflexionar y cambiar de actitud (si quiere poder jugar con los demas)

  34. >Hola a tod@s, interesante foro…. A ver, yo soy maestra de educación infantil, y según mi experiencia, no me gusta llamarlo CASTIGO, pero en fondo, TODO ES LO MISMO: retirada de privilegios, refuerzos positivos y negativos…. Lo que creo que Ana quiere decir y que es lo que tenemos que ver importante es que esa CONSECUENCIA debe ser lo más acorde con el hecho realizado por el niño, y siempre haciendole entender el por´qué y darle unas alternativas para que no vuelva a ocurrir. Solo os puedo decir, que en un aula, con 25 peques, todos maravillosos pero cada uno con su caracter y personalidad, si no aplicasemos refuerzos, premios o retiradas de ellos…estariamos en una clase sin orden ni control. Yo creo, que todo BIEN APLICADO, tiene su lógica y funciona. Por otro lado, si en el patio del cole o en el aula, un niño pega a otro, y yo NO HAGO NADA, o considero que NO DEBO INTERVENIR, seguro que la mamá del niño agredido me acusa a mí de mil cosas que ni os imaginais…La existencia de normas (acordes a la edad siempre)y sobre todo cuando sea posible se puedan acordar con el niño, ayudan a estructurar su vida cotidiana y le pone limites, le enseña lo que se debe o no se debe hacer, y el adulto y mejor aun el niño debe velar porque se cumplan. Tema complejo.

  35. >Gemi, bienvenida y muchas gracias por tu aportación! es un tema muy complejo y está claro que desde tu posición de educadora, no puedes permitirte no mediar, puesto que la situación se podría ir de las manos con tanto peque. Pero yo creo que a nivel personal, cada una con su hijo, la situación es menos compleja y tenemos mas posibilidades de escoger como actuar. Aun así, es un tema muy complicado…

  36. >Hola otra vez, estoy encantada con el tema, y que podamos compartirlo tanto padres como educadores con el fin de dar lo mejor a esos cielos que son vuestros hijos.Tienes razón, en un ambiente familiar, más reducido es más fácil aplicar determinadas técnicas que con un grupo muy numeroso. Solo quiero que penseis en una cosa, tanto el AURORITARISMO ABSOLUTO como la excesiva PERMISIVIDAD en la educación de un niño van en perjuicio del mismo. Un ambiente de tolerancia, comunicación y afecto junto con un sistema de normas o limites sería el espacio ideal. Un abrazo Ana, y seguro que lo estás haciendo genial con el peque, además ninguno somos perfectos, pero por lo menos sabemos que lo que hacemos lo hacemos pensando que es lo mejor para esos angeles.

  37. >Gemi, lo hacemos lo mejor que sabemos y que podemos!!! tambien hay que tener en cuenta que cada uno cargamos con muestra historia y nuestras circunstancias, que en ocasiones pesan demasiado y no nos permiten actuar como desearíamos. Pero bueno…eso ya es otro tema!!! muchisimas gracias por unirte al debate!!

  38. >A mi no me parece que todo sea lo mismo y comparto la manera de ver el tema que ha explicado Ana en el post. Poniendo un ejemplo en una relacion con un adulto, si yo tengo un amigo que cada vez que le presto un libro me lo devuelve roto, pues llegara el momento en que no le preste mas libros, y no sera para castigarle ni para hacerle aprender nada, ni para retirarle nigun privilegio, sino una consecuencia logica de su comportamiento conmigo, a mi me gustan mis libros y a quien me los rompa no se los presto.

  39. >Yo de momento no puedo opinar sobre cómo actuaré con mi hijo porque es muy pequeño todavía. Pero sí observo muchos comportamientos de padres con los que no estoy de acuerdo.En el parque donde llevo al peque hay un niño muy pegón que tiene a todos atemorizados con sus patadas, mordiscos y empujones. Tiene 3 años pero se comporta con mucha maldad. Su madres se limita a recriminarle verbalmente y en un tono de voz suave su comportamiento, con frases del estilo: "Eso no se hace" "Mamá se va a enfadar" "¿Te gustaría que te lo hicieran a tí?"… Y lo cierto es que tanta actitud "psicológica" con este crío no funciona y sigue comportándose cada día peor que el anterior. En este caso no sé si un azote en el culo en el momento exacto en el que cometa la acción puede ayudar a corregirla… Lo que está claro es que hacer entender a un niño de 3 años lo malo de su acción no siempre funcionaTbn conozco el caso de una madre que cada vez que su hijo hace algo mal ella se encierra en el cuarto de baño y dice que no saldrá de ahí en todo el día. Me llamó mucho la atención la 1ª vez que lo ví pero parece que le funciona y que al cabo de media hora o 1 hora encerrada en el baño logra que su hijo pida perdón y prometa no volver a actuar así (¿?)

  40. >Pues ahora que ya tiene (o casi) los 3 años, te recomiendo esta página con actividades para iniciarse en las matemáticas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: