Saltar al contenido.

>Acerca de como somos y como nos ven los demás.

abril 25, 2011

>

En algunas ocasiones a lo largo de mi vida, me he sorprendido de como personas mezquinas y miserables cuentan con la aprobación y la simpatía de los que rodean. Siempre me he preguntado como es posible que personas tan malas ( ya sabeis que yo soy muy reacia a llamar malo a nadie, así que cuando lo digo es porque considero que tengo razones de peso para hacerlo) pasen por adorables corderitos a ojos de los demás.

Tratando de explicar esto, durante estos años he ido llegando a diferentes conclusiones: 
– Que la mayor parte de la gente solo ve la fachada, se queda en lo superficial y, por lo tanto, basta con tener un poco de carisma y poder de manipulación para ser aceptado aún siendo el mismísimo Satanás.
Este primer argumentó empezó a cojear cuando observé que personas de las que tengo constancia de que son más profundas y observadoras también habían caído en la trampa.
– Que se trata de personas con una capacidad tremenda para la mentira y engañan deliberadamente a todo el que quiera escucharles, dando una versión de los hechos totalmente distinta de la real.
Este argumento también se me hace difícil de creer, puesto que creo que es realmente difícil vivir en una absoluta mentira y que, en un momento u otro, la persona podría cometer un error de discurso que pusiera de manifiesto su verdadero yo.
Y la tercera opción:
– Que no se trata solo de carisma ni de engaño, sino que la persona en cuestión se cree su propia mentira, lo que hace que resulte totalmente convincente a la hora de relacionarse puesto que no está mintiendo a los demás, sino que vive en una realidad distorsionada (a su favor, por supuesto) en la que todo encaja y todos sus actos se pueden justificar. De esta manera, lo complicado del proceso no es engañar a los demás y mantener la mentira, sino el haber sido capaz de engañarse previamente a si mismo, convenciéndose de esta manera de que sus actos son los correctos y que tienen la mejor de las intenciones.

Esto me hace pensar hasta que punto esta situación se da solo en casos puntuales o es un mal que nos aqueja a todos…me hace plantearme hasta que punto tenemos la capacidad para vernos como lo que realmente somos o si, por el contrario, nos ponemos un disfraz que nos haga parecer mejores.

Por eso, desde que nació David, me he propuesto conocerme y aceptarme como soy. Y esta decisión implica quitarme el disfraz bajo el que me he camuflado toda la vida.

Poco a poco voy quitando capas, empiezo a ser franca conmigo misma y a admitir mi realidad, que es muy diferente a la realidad que con tanto esfuerzo había creado a lo largo de tantos años. Afronto cuales fueron mis motivaciones para realizar determinados actos que a ojos de todos me califican de buena persona…y encuentro que en muchas ocasiones, la motivación no fue ayudar al otro, sino encontrar reconocimiento y aceptación.

Es un proceso largo, difícil y doloroso, pero a la vez muy gratificante, puesto que me conecta conmigo misma, con mi esencia, me permite comprenderme, aceptarme, perdonarme y mejorar.  Intento conocerme para mostrarme tal y como soy, con el fin de que me acepten o me rechacen a mi, no a la imagen de mi misma que me conviene vender.

Afortunadamente, no me considero una mala persona…he hecho cosas acertadas o equivocadas, pero nunca he dañado deliberadamente a nadie y, de una manera o de otra, siempre he intentado ayudar a los que me rodean cuando me ha sido posible (aunque lo que hace posible o imposible prestar ayuda también es muy relativo). Esto hace que me resulte algo más fácil ponerme cara a cara frente al espejo, sin adornos ni disfraces.

Todo esto me está ayudando a ser un poco más autocrítica, aceptar mis errores, tratar de enmendarlos en la medida de lo posible y poder mostrarme ante mi hijo tal y como soy. Porque al fin y al cabo es mi verdad y, por lo tanto, lo único sincero y real que le puedo ofrecer.

Anuncios
17 comentarios
  1. >Nadie es perfecto, y creo que tu lo has descrito muy bien: Es importante comprenderse, pero también perdonarse. Sobre todo te felicito, porque no mucha gente tiene la fuerza de ser tan crítico con uno mismo. Besos Ana!

  2. >No todo el mundo se atrave a querer conocerse realmente porque supondría aceptar cosas que no nos gustan de nosotros mismos. Yo también intento conocerme y crecer como persona, aunque a veces es difícil, somos como cebollas, quitas una capa y hay otra y otra más.Pero pienso que al menos lo intentamos. Y somos valientes por ello.

  3. >No creo que las personas realmente malas tengan mucho predicamento, porque, a la larga, se les ve el plumero y se quedan solas. Si hay quien les ríe gracias será por interés económico, político o de algún otro tipo. Tiene mucho sentido ese dicho de que Diós los cría y ellos se juntan…La mayoría ni somos buenos ni somos malos, somos lo que somos y nunca acabaremos de descubrilo. Como dice Punset, es mucho más fácil reconocer al prójimo que reconocerse a uno mismo.Creo que el autoanálisis es bueno pero con mucho cuidado ya que quien mucho se observa puede acabar siendo extremadamente duro consigo mismo y tampoco sería bueno eso. Hay que mejorar pero no culparse ni buscar una idea de perfección probablemente inalcanzable como meta final.¡Caramba, cómo pontifico!(esto ha sido autocrítica)Saludos,Gemma

  4. >También pienso como tú.Y no entiendo porqué ante personas que no son francas, el resto no decimos BASTA. No lo puedo entender, con lo fácil que es…Tengo ejemplos muy cercanos de personas que han pretendido hacernos daño, no lo han conseguido, pero tampoco nadie les ha plantado cara…Uhhmmmm, te robo la idea para un post.Cuanto esté inspirada, jiji!Besitos!!

  5. >A lo largo de mi vida me he ido topando con personas como las que comentas y de verdad no lo entiendo. A vecs me parece que soy la única a la que le parece que s eles ve el plumero y que quizás el problema sea mio pero finalmente el tiempo acaba dándome la razón. Antes me cabreaba mucho esto peor ahora he llegado a un punto en el que paso. allá cada uno con su conciencia y con sus amistades o "ídolos ", yo intento ser lo mejor persona que puedo y hacer felices a los que tengo a mi alrededor, auqnue a veces tambien soy muy dura conmigo misma y eso no es saludable, pero estoy intentando trabajarloUn beso fuerte

  6. >Drew, yo creo que conocernos es esencial para poder llevar una vida plena y feliz. Aceptarse no es fácil, pero merece la pena el esfuerzo.Carol, no se si somos valientes, pero al menos nos esforzamos por ser sinceros con nosotros mismos y con los demás, que no es poco!Gemma, es cierto que el ser excesivamente autocrítico puede tener ese problema, que termines siendo muy duro contigo mismo. Pero creo que eso no tiene por que ser necesariamente así si aceptamos nuestra condición de humanos imperfectos. Además, buscamos dentro de nosotros y nos esforzamos por mejorar, cosa que no todo el mundo hace y por lo que deberíamos estar muy orgullosas.Chica de las flores, no hace falta que me la robes, te la dejo prestada!!jejeej. Y si te acuerdas, escribeme cuando hables del tema, que yo no suelo visitar todos los blogs y me gustaría pasarme para leerlo. Y si…a mi tambien me indigna ver como determinadas personas siempre salen de "rositas" aun despues de hacer verdaderas atrocidades…

  7. >Yasmin, te entiendo en lo que dices de que eres muy dura contigo misma…a mi me ocurre lo mismo, pero creo que es coherente con nuestra manera de pensar y actuar. Exigimos a los demás unos valores como bondad, sinceridad, etc, pero también nos los exigimos a nosotras mismas. Si fuera de otra manera sería hipócrita e injusto para el resto.

  8. >Menos mal que no estabas inspirada, jejejeYo creo que los hijos nos ayudan a descubrirnos a nosotros mismos, nos quitan los disfraces cómo tú bien dices porque con ellos no podemos fingir y porque nos vemos a través de sus ojos (para bien o para mal).Yo al menos siento que soy mucho más YO misma, también porque nos ayudan a ser más valientes.En cuánto a ese tipo de malas personas yo también me pregunto muchas veces cómo leche consiguen engañar a tanta gente, cuando tú sabes de buena tinta lo canalla que es. Supongo que tu tercera explicación es bastante plausible, la verdad. Creo que el tiempo pone a todo el mundo en su sitio. Pero ahora eso sí, yo ahora no me quedo con las ganas de decirles: "no me interesas en mi vida. no me interesa la tuya.Ignorémonos educadamente" (a la peor persona que conozco se lo dije así, textualmente, hace poco, y ahora va diciendo por ahí que soy una chula: me da igual las cosas caen por su propio peso, o cómo dice el refrán "A todo cerdo le llega su San Martín")

  9. >Me ha parecido muy interesante el post 🙂 Sobretodo la parte en que dices que lo "importante" es el hecho de que se engañan a sí mismos.Pero no me gusta lo de personas "buenas" o "malas". Y no porque considere que todo el mundo es bondadoso en el fondo o algo así. Pienso que todos tenemos nuestras luces y sombras pero no considero que las luces sean mejores. No acabo de entender qué hace una persona mala. Por tu explicación y lo que interpreto, donde tú dices malas supongo que entiendo que te refieres a personas con tan poco contacto consigo mismas que acaban retorciendo sus motivos por falta de transparencia interior hasta que acaban por convencerse a ellos mismos de algo que no es. Aunque esto creo que lo hacemos todo constantemente, y que alguien que hace esto puede acabar haciendo algo que le haga a los ojos de los demás "malo", mientras que otra persona no, sin que sus mecanismos internos sean diferentes. Con esto no quiero justificar nada ni mucho menos, pero lo que quiero decir es que una aparente bondad para mí vale tan poco como una aparente maldad, ni siquiera creo que lo primero sea menos perjudicial, aunque sea más sutil. A mí es que siempre me han repetido que lo importante es ser buena persona…y ya no estoy de acuerdo. Pienso que lo importante es conocerse y actuar coherentemente, y que es una responsabilidad individual muy importante, para uno mismo para empezar. Lo de ser demasiado duro con uno mismo creo que muchas veces (al menos en mi caso, no digo en todos) es también algo egoico, por no ser como una parte de ti piensa que "deberías" ser. Se me ha ido la olla un montón xD Lo siento, pero con lo de bondad y maldad me he puesto a pensar en ello…Besos 🙂

  10. >Aun hay muchas cosas por construir.

  11. >POr fin yo misma, te ha gustado?? me está costando bastante esfuerzo encontrar temas para mis posts ultimamente!!! y haces muy bien en no quedarte con las ganas de decir lo que piensas!!!Cristina, yo siempre he defendido lo mismo que tu dices, que no hay personas malas, pero he conocido un par de excepciones que me hacen replantearmelo, puesto que, lo mires por donde lo mires, no se puede percibir un atisbo de bondad. Pero estoy totalmente de acuerdo en que mas importante que ser o no buena persona es ser coherente con uno mismo y conocerse.

  12. >Buenísimo post, estoy muy de acuerdo contigo.

  13. >Ana, como siempre es un placer leerte…No puedo entender a la gente que vive una mentira… como vos decis: se lo creen ellos mismos.. Hay que aceptarse y aprender a vivir con lo que uno ES. a proposito…tenes un premio en mi blog! hace unos dias, pero creo que coincidio cuando estaba enfermito David. pasa a buscarlo 🙂 http://amo-ser-mama.blogspot.com/2011/04/hace-tiempo-ya-que-quiero-entregar-un.html

  14. >Por alguna razón actuamos tenemos una actitud, nuestra forma de ser no viene de la nada; es el producto de la crianza de nuestros padres. Siempre creí que era sencillo y justo; y sin embargo era soberbio (no lo sabía) y según algunos hasta malo o drástico (de allí lo de Drac de draconiano); porque ciertas personas confunden la justicia con bondad o favoritismo; cuando lo justo no es ser ni bueno ni malo, sino justo. Un abrazo

  15. >Olives and Pickles…muchas!!Mama c/c, que bien que te haya gustado!Brenda, muchisimas gracias por el premio!! a lo largo de la semana lo publico, vale??El Drac, muy buena matización esa de la justicia…ser bueno y ser justo no es lo mismo. De la misma manera que tu, yo tambien creí ser de una manera que no era..

  16. >Yo también me lo he preguntado muchas veces….Además, tengo una especie de 6 sentido con la gente y rara vez fallo, por lo que no entiendo como hay gente que no lo ve como yo…Yo soy de esas personas que, si te quedas con la fachada, pensarás que soy una borde o una gilipollas, pero, quien me conoce de verdad, sabe que soy un trozo de pan y que da lo que sea por sus amigos…pero claro, como la gente solo se queda con lo exterior, no ve más allá…Pero yo ya lo tengo asumido y mira, a quien le caigo bien pues bien y, a quien no, pues perfecto, realmente no me preocupa ni voy a perder el tiempo por gente que no ve más allá de sus narices…

  17. >LadyA, haces muy bien en no perder el tiempo con quien no quiere ver mas allá de las apariencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: